top of page

El mapa para atravesar una ola emocional


La ola emocional se va formando lentamente, cada vez con más y más intensidad hasta que en un momento estamos en la cresta más alto de la ola.


La primera parte de este mapa para mi es antes de llegar a la parte más alta, es cuando comienza a construirse la ola. Muchas veces no nos dimos cuenta como llegamos arriba y otras veces podemos experimentar ese oleaje interno hora tras hora o incluso día tras día, sintiendo como va empezando a aumentar la intensidad.


Darte el espacio para percibir que el oleaje emocional te esta tomando lentamente requiere consciencia emocional, requiere reconocer cambios físicos internos y percibir esas sensaciones que se van intensificando. No podemos pelear contra la marea porque va a suceder.


A medida que estoy en mi tabla de surfear y puedo percibir que la ola se esta agrandando cada vez más, puedo sentirme con más confianza en mi y que esa ola no me va a volcar. Puedo darme cuenta que esa ola viene a frente a mi, en este caso dentro de mi.


El yoga nos ayuda a tomar consciencia de las sensaciones en nuestro cuerpo y darle espacio al oleaje interno sin que nos tome desprevenidx. Se nos es más fácil percibir lo que pasa dentro. De lo contrario estas con una emoción profunda y te preguntas : ¿En qué momento llegué a esto? Claro que hubo un momento previo pero estabas muy fuera de ti para percibirlo.


Pero cuando te das el tiempo para vivir esta primera etapa, al llegar arriba de la ola, podemos tomar nuestra tabla de surf y ayudarnos a estar ahí presentes, porque la no presencia nos hace caer. El distraernos fuera en el ave volando o el avión que paso en el cielo. Pero como puedo estar presente, si mi mente comienza a decirme: "Pero como sientes tanto! Pero porque te sientes triste? Pero que feo estar enojadx, eso es de personas malas!" Esos pensamientos no te permiten surfear la ola, porque solo estas cuestionando una ola, que por naturaleza iba a suceder, y cuestionar su existencia es cuestionar tu esencia, además de los aprendizajes y sabiduría que traen después.


Por eso creo que para surfear la ola, es tan importante aprender educación emocional, porque cuando resignifico mis emociones, dejo de pensar que hay emociones negativas y positivas, dejo de pensar que debo evitarlas o me voy a ahogar en el mar. Le permito a la ola hacer su trabajo natural y con aceptación me permito solo mantenerme presente en mi tabla de surf.


Cuando pasamos a la segunda parte del mapa, estamos ya en la cresta de la ola. Es el punto más alto de todas nuestras emociones, haber resignificado lo que aprendiste de tus emociones te puede ayudar a sostenerte o dejarte caer. Reconocer que la tristeza con lleva quietud, es decir un silencio interno que necesito experimentar. Empezar a escuchar el mensaje de esas emociones y entregarte lo que necesitas para surfear esa ola emocional. Darte el tiempo de sentirlo todo y acompañarte en presencia, haciendo o no haciendo lo que necesites en ese momento: dormir, hablar, llorar, escribir, respirar, hacer yoga. Es decir me permito sentirlo todo a través de mi presencia total. Por eso creo que una segunda parte del mapa, es aprender a estar arriba de la ola cambiando lo que hemos aprendido de nuestras emociones y teniendo estrategias como el yoga.


De lo contrario puedo querer resistirme a un ola inmensa de la cuál no me puedo bajar, o más bien puedo bajarme y ser arrastradx de un lado al otro finalmente cayendo a la orilla sin consciencia de todo lo que paso, insegura de mi mismx y del mar. Con miedo a que me vuelva a tocar una ola emocional porque la última vez salí volando.


Cuando el oleaje comienza a bajar puedes sentir un alivio interno, que va pasando, esa ya es la tercera y última parte del mapa. Te das cuenta que nada malo paso, que desde ese momento te sientes más cerca de ti porque atravesaste un maremoto o un torbellino emocional. la intensidad bajo y estas ahí flotando aún en el mar mirando con otra perspectiva todo lo que viviste. El momento preciso para preguntarnos : ¿Qué paso?¿Para qué?


En mi caso en mi última ola emocional identifique cerca de 13 sentimientos, la mayoría matices de la tristeza. Escribí: Siento tristeza, decepción, angustia, frustración, pesimismo....


Luego me pregunté:


En el caso de la tristeza:

¿ Cuáles son esas pérdidas? ¿Qué nueva parte necesita renacer?


En el caso de la decepción:

¿ Que esperaba y no sucedió? ¿Son muy altas mis expectativas?


En el caso de la Angustia:

¿ En qué aspectos me siento atrapadx..? ¿Cómo puedo sentir más espacio?


En el caso de la Frustración:

¿Qué intentos he hecho para lograrlo? ¿Qué puedo aprender de los errores o de lo que no se dio?


En el caso del Pesimismo:

¿Hay otras posibilidades que no he podido ver?


Estas son preguntas que me ayudaron a darle un significado a lo vivido y adquirir la sabiduría innata que nace de esas respuestas. Quizás las respuestas las tengo ahora, o pueden comenzar a revelarse en el tiempo.


¿Cómo sé cuáles son las preguntas?

Porque aprendí el mensaje y regalo de mis emociones. Es ahí donde la educación emocional entra a ayudarnos poderosamente, sobre todo cuando bajo la intensidad de la ola emocional.


Cada persona construye su propio mapa emocional, que le permitirá ir atravesando las olas emocionales. La educación emocional y el yoga, nos entregan las herramientas para permitirnos percibir cuando todo empieza, no crear resistencia, vivir la intensidad y finalmente adquirir una sabiduría detrás del dolor emocional que termina dándole sentido al sentir.


Si hoy vives una ola emocional espero te ayude, permítete que la experiencia te muestre el mapa que debes transitar. Recuerda que siempre volvemos a bajar.




Comments


bottom of page